Como dos gotas de agua

Cuento por Ana Cecilia Leyva .
Decidimos convertirnos en gotas de agua, viajar entre las nubes y conocer el mundo, juntos, como siempre soñamos.
Entonces la tormenta nos recordó; el riesgo era latente, el resto de las gotas comenzaron a bajar, para alimentar el plantea, se perdían en la inmensidad del mar o en la corriente de los ríos.