La inundación

Para las tres de la mañana aquello era un verdadero desastre, los muebles no se alcanzaban a ver, el color de las paredes parecía uno totalmente diferente al que escogió mamá luego de la mudanza. Aquella no parecía mi habitación.