La esquina de la tormenta

Y es que creo que serían escazas las personas a las que no les asombraría escuchar una tormenta caer sobre el mar sin siquiera estar en la playa, viendo algún programa de Discovery Chanel, o acostados en alguna clase de relajación con un audio de naturaleza.