home ARTE, FOTO, instalación David Catá: La memoria a flor de piel

David Catá: La memoria a flor de piel

david-cata_06

Para David Catá, las líneas de nuestras palmas no son sólo para predecir el futuro, si no también, para conmemorar el pasado.

En su obra A Flor de Piel, este artista utiliza la técnica tradicional del bordado y sus palmas como lienzos, para llevar las memorias de sus seres queridos, literalmente, entrañadas en la piel.

David Cata toma los rostros de personas que han sido significativas en su vida para después, crear detallados bordados sobre las palmas de sus manos. Al igual que en su memoria, estos retratos se irán desgastando con el paso del tiempo y la fricción, dejando si a caso, no más que una cicatriz que tal vez desvanecerá.

david-cata-sews-portraits-of-his-family-into-the-palm-of-his-hand-designboom-09 7-a-flor-de-piel-10-david-cata_ 9-a-flor-de-piel-18-david-cata_ David-Cata-hand-embroidery8  david-cata-sews-portraits-of-his-family-into-the-palm-of-his-hand-designboom-15 7-a-flor-de-piel-10-david-cata_


Así, como es ya representativo de su obra, Catá logra difuminar los límites entre la escultura, el performance y la fotografía, límites que han sido constantemente mezclados por los artistas contemporáneos.

Si bien este joven multidisciplinario evoca recuerdos íntimos y personales, me es inevitable involucrarme en su obra y reflexionar sobre la huella que seres pasajeros o permanecientes han dejado en mi vida

¿Será que, al igual que Catá, tengo la libertad de ser yo quien impone la huella de otras personas sobre mí? ¿Hasta qué punto tengo el poder de dibujar y desdibujar los recuerdos de seres que alguna vez significaron mucho en mi vida?

¿Habrá tal vez, literal o metafóricamente, alguna aguja para bordar la memoria? ¿Algun utensilio para volver a trazar las puntadas de seres olvidados? O, por el contrario, ¿existirá algún descosedor para quitar los trazos que inevitablemente dejarán cicatrices?

Por algún motivo, me he encontrado reflexionando alrededor de estas ideas en los últimos días, por lo que encontrar la obra de Catá resultó bastante reconfortador.

Espero que, como yo, logren ver más allá de la controversia alrededor de su medio para poder disfrutar de esta oda a la memoria que David Cata escribe sobre su piel.

 

De cualquier modo, los invito a ver el resto de su obra: http://davidcata.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.