home ARTE, CINE-VIDEO, cortometrajes, Digital, MODA, videoarte, videoclip Diversión instantánea con Vine.

Diversión instantánea con Vine.

Cuesta creer que en los inicios del cine, las cámaras cinematográficas debían ser manipuladas por más de una persona, pues eran unos verdaderos refrigeradores, además de que sólo algunos eran capaces de manejarla.

Y ahora, ¿quién de nosotros no tiene una cámara en su bolsillo? Simplemente basta con sacar el celular, Ipod o similares para poder jugar a ser cineastas, o como ya han hecho unos cuantos, dejar el juego de lado y tomarse las cosas en serio, pues ya existen aparatos móviles con cámaras que no tienen nada que envidiar a las sofisticadas máquinas usadas por cineastas profesionales.

El Nokia Lumia 1020, un celular con una cámara de 41 Mpx de tamaño de sensor... mucho mejor que mi primera cámara...
El Nokia Lumia 1020, un celular con una cámara de 41 Mpx de tamaño de sensor… mucho mejor que mi primera cámara…

Todo lo anterior se comprueba con Vine, la ya bastante conocida aplicación para Android e iOS, creada por Dom Hofmann, Rus Yusupov y Colin Kroll en 2012, adquirida por Twitter en ese mismo año, por la módica cantidad de 30 millones de dólares. Vine es una aplicación que permite a sus usuarios crear pequeños clips de video con su dispositivo, para luego compartirlo en el portal de la app. Lo interesante, es que los videos tienen una duración máxima de ¡6 segundos! Además, al momento de crear un vine (como se conocen a los clips de esta aplicación) la interfaz permite que, mientras se tenga presionada la pantalla (cabe mencionar que debe ser un dispositivo touch) la cámara grabará, dejándolo de hacer cuando se deje de presionar, permitiendo hacer cortes y cambios de plano de manera rapidísima y súper intuitiva. Y para colmo, cuando uno quiere ver vines en la plataforma, ni siquiera debe presionar play ni mucho menos, pues los clips se reproducen automáticamente, con todo y sonido, cuando uno se desplaza por la pantalla del aparato.

Les presento la interfaz de Vine.
Les presento la interfaz de Vine.

Haciendo cuentas, si un vine dura seis segundos, en un momento de ocio de, digamos, media hora, uno podría llegar a ver aproximadamente ¡300 vines ininterrumpidamente! Esto sobrepasa los límites de la efimeridad, en especial en una cultura donde las cosas se ponen de moda y se olvidan en un lapso de tiempo cada vez más corto. Pero dejemos el filosofeo existencial para después, y disfrutemos esta entretenida y, por qué no, cultural aplicación.

Comedia, arte & experimental, animales, familia, belleza & moda, comida, salud &fitness, naturaleza, música, noticias & política, efectos especiales y deportes son las categorías en las que se dividen los vines, por lo que hay mucho de dónde escoger.

¡¿Y dónde están los artistas?! Personas como Ian Padgham ya lograron encontrarle el lado artístico a vine, pues éste individuo realiza interesantes clips con elementos de la vida cotidiana y un maniquí articulado de pintor, usando la archiconocida técnica stop motion.

Captura de un vine de Padgham.
Captura de un vine de Padgham.

Desde luego es algo que vale la pena ver, y no nos quita nada de tiempo… bueno, sí, 6 sublimes segundos.

Ya no hay excusas para no ser artistas… bastan seis segundos, tu celular con cámara, internet, y claro, una idea. A crear se ha dicho.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.