home literatura, Movimientos, pintura, poemas El irreverente mago del “Haz lo que quieras”. Aleister Crowley. Parte 2

El irreverente mago del “Haz lo que quieras”. Aleister Crowley. Parte 2

Hacia la fundación de la Abadía de Thelema.

Usualmente se suele entender que con esta visión Crowley promovía el libertinaje absoluto, “Haz lo que quieras” sería algo como “haz lo que te plazca”, sin embargo fue bastante claro en mencionar que en realidad, el ser humano debía encontrar su verdadera voluntad, teniendo el legítimo derecho de ser lo que es “pues cada hombre y cada mujer es una estrella”. De esta forma solo explorando en sí, es posible descubrir los alcances que tiene su propio ser: “Un hombre que ejerce su auténtica voluntad tiene la inercia del Universo para asistirle” menciona en “Magick en Teoría y Práctica”.

Edward Alexander ('Aleister') Crowley. Retrato del pintor  Leon Engers Kennedy, óleo, 1917-1918 36 in. x 24 in. (916 mm x 610 mm)
Edward Alexander (‘Aleister’) Crowley. Retrato del pintor Leon Engers Kennedy, óleo, 1917-1918
36 in. x 24 in. (916 mm x 610 mm)

Quizás esta idea lo llevó a empresas tan arriesgadas como al fatídico ascenso del Kanchenjunga en 1905, cruzar China en 1906 o adentrarse junto a Victor Neuburg en el desierto norafricano para invocar a al peligroso demonio Choronzon. Fundó además la sociedad esotérica Astrum Argentum en 1907 cuya diferencia con la Golden Dawn era la utilización de psicoactivos en las operaciones mágicas. Toda esta vida intensa, le haría separarse de su esposa que terminaría con el tiempo en un siquiátrico adicta al alcohol.

En 1910 publica los Libros sagrados de Thelema que incluye el Libro de la ley. Dos años después, Theodore Reuss un líder de una sociedad hermética alemana llamada la OTO le visita comentándole las coincidencias que existen entre el texto y las ideas de la orden. La Orden de los Templarios de Oriente, fue la primera sociedad que acepta el Libro de la Ley como revelación profética y anuncio del nuevo eón. Este grupo existente hasta hoy, está basado en un sistema iniciatorio que emplea rituales de magia sexual para el contacto con el Santo Ángel de la Guarda o el yo-mismo.

Una representación de la misa gnóstica de la OTO.

 

Durante la Primera Guerra Mundial, hay oscuros pasajes que intentan esclarecer actitudes de Crowley, sosteniendo con Richard B Spence y Peter Levenda que entró en servicio con la inteligencia británica, realizando contra propaganda de distracción en medios pro-alemanes durante su estadía en Estados Unidos. Curiosamente, toda la herencia que le dejó su padre al morir, empezaba a resquebrajarse y son esos años donde empieza a sentir con fuerza la carencia económica que arrastrará hasta su muerte.

Crowley reconocía la existencia de este mundo profano, donde el aspecto económico resultaba importante, pero actuaba como si no lo fuera. Tal vez porque su motivo fundamental era la realización de lo que denominaba La Gran Obra y para ello necesitaba un vehículo que le permitiera canalizar la energía mágica. Buscaba “La Mujer Escarlata”, una compañera femenina que a través de Leah Hirsig, una suiza radicada en Nueva York con su pequeño hijo, se transformará en la amante más importante de la vida del mago. La llamará Alostrael o “el cáliz de Dios”.

Leah Hirsig, "Alostrael" posando en el estudio que Crowley tenía en NY. A su espalda el retrato que la representa como un "Alma muerta", 1919.
Leah Hirsig, “Alostrael” posando en el estudio que Crowley tenía en NY. A su espalda el retrato que la representa como un “Alma muerta”, 1919.

La ley de Thelema no constituye una idea nueva, ya que está extraída de la novela “Gargantua y Pentraguel” del humanista del siglo XVI Francois Rabelais. En ese libro se describe la fundación de una Abadía cuya única regla es “Haz lo que desees”, como burla a sus contemporáneas instituciones monásticas. Crowley creía que Rabelais fue una especie de profeta de la ley del “haz lo que quieras” y se vuelca en 1920 a llevarla totalmente a cabo. Viaja a Cefalú, un pequeño pueblo al norte de Sicilia para fundar la Abadía de Thelema donde junto a Alostrael, su hijo y otras personas vivirán en una verdadera comunidad de libertad, abierta a la espiritualidad, las drogas y la magia sexual.

Leah Hirsig, Crowley y los niños en la Abadía de Thelema, 1920
Leah Hirsig, Crowley y los niños en la Abadía de Thelema, 1920

Camino al Equinoccio.

Existen discrepancias acerca de la naturaleza de esta experiencia, pues mientras algunos visitantes se sintieron horrorizados con las prácticas de los habitantes y las paredes atiborradas de dibujos alusivos al sexo, otros sintieron una completa realización a través del encuentro con la propia voluntad sin restricciones. A pesar de esto, la Abadía entró en problemas luego que uno de sus discípulos muriera intoxicado con agua contaminada, falleciera la hija recién nacida de Leah Hirsig con Crowley, escasearan los fondos dilapidados durante años y el recién asumido Benito Mussolini empezara a desarrollar una política restrictiva contra las órdenes secretas. Crowley será expulsado en 1923 para no volver jamás a su Collegium and spiritum sanctum y dejar en el completo abandono económico a sus habitantes.

Aun es posible visitar la Abadía de Thelema, en el pequeño pueblo de Cafalú al norte de Sicilia
Aun es posible visitar la Abadía de Thelema, en el pequeño pueblo de Cafalú al norte de Sicilia
Lugar de peregrinación y a pesar del deterioro del tiempo, aún es posible distinguir los mensajes de Crowley en las pinturas que realizó en la "habitación de las pesadillas".
A pesar del deterioro del tiempo y las constantes visitas aún es posible distinguir los mensajes de Crowley en las pinturas que realizó en la “habitación de las pesadillas”.

La estadía en Cefalú le daría cierto renombre en Inglaterra, en la medida que la prensa sensacionalista del John Bull y el Sunday Express recogerían las acusaciones de personas que visitaron la Abadía y se escandalizaron. Publicaban sobre todo tipo de orgías y perversiones cometidas en el lugar llamándolo “sumidero del vicio” y su líder “el hombre más inicuo del mundo”. La leyenda del irreverente mago empezaba a nacer.

Extracto del periódico The Sunday Express, haciéndose eco de los acontecientos que ocurrían en la Abadía
Extracto del periódico The Sunday Express, haciéndose eco de los acontecimientos que ocurrían en la Abadía

La posterior vida de Crowley será liderar la OTO convirtiéndola en una sociedad con ramificaciones internacionales, seguirá publicando libros, como el “Hijo de la Luna” y un completo estudio del Tarot con una baraja ricamente adornada por Frieda Harris, llamado el “Tarot de Thot”. Sus últimos años en 1944 los pasa retirado en la pensión de Netherwood, Hasting transformado en los que siempre quiso ser, mago y maestro. Ahí vivirá intentando buscar dinero entre sus discípulos para sobrevivir, recibiendo visitas, calmando su adicción a la heroína y soportando el blitz de la Fuerza Aérea Alemana sobre Londres durante la Segunda Guerra Mundial. Nuevamente hay voces que hablan que Crowley es el inventor de la señal que popularizó Wiston Churchill, bajo el símbolo de la paz, para contrarrestar el ejército de otro mago, pero este verdaderamente negro, Adolf Hitler.

Dibujo del autor de este artículo de la Pensión de Netherwood, Ridge, Hastings. Esta mansión del siglo XIX fue el último hogar de Aleister Crowley desde el 17 de enero de 1945 hasta el día de su muerte el 1 de diciembre de 1947. Esta casa fue demolida.
Dibujo del autor de este artículo de la Pensión de Netherwood, Ridge, Hastings. Esta mansión del siglo XIX fue el último hogar de Aleister Crowley desde el 17 de enero de 1945 hasta el día de su muerte el 1 de diciembre de 1947. Finalmente fue demolida.

Juzgar la obra de Aleister Crowley a partir de los comentarios de los diarios conservadores no es un acierto. Es verdad que entre sus poemas y pinturas, como sus tratados de magia, existen innumerables referencias a las fuerzas demoníacas y en específico al diablo. Pero ello se debe a dos simples razones: Una, que el verdadero mago en cualquier proceso iniciático, debe saber controlar las fuerzas de lo oscuro para conocer el verdadero significado de la luz. Pasar por el infierno, como Jesús, para llegar al estado “más allá del bien y del mal” como diría Nietzche. Segundo, muchas alusiones a lo oscuro, son sino obra de una persona que gozó polemizar con una sociedad que le parecía tan cerrada y conservadora, que ante cualquier señal de desvío, la reacción de vuelta sería un gran aliciente para una enorme carcajada. Crowley utilizó la figura del diablo sencillamente para escandalizar.

Crowley fue además un prolífico pintor. Cuadro llamado "Cuatro monjes rojos transportan una cabra negra a través de las nieves a ninguna parte".
Crowley fue además un prolífico pintor. Cuadro llamado “Cuatro monjes rojos transportan una cabra negra a través de las nieves a ninguna parte”.

Por esta razón su legado debe considerarse igualmente en dos sentidos sumamente importantes y que influyeron, a pesar de enmarcarse en el siglo de la ciencia. El primero es su llamado a la libertad personal y el desarrollo espiritual a partir del encuentro y realización con la propia voluntad. Evidentemente en una sociedad restrictiva como la victoriana, este llamado que hoy nos parece trivial, en ese minuto resultaba sacrílego, hasta gran parte de los años sesenta. Por eso es que los hippies vieron en Crowley un icono a seguir. La Abadía de Thelema fue sino el ejemplo de las comunidades, donde los jóvenes que buscaban amor y paz, practicando sexo libre de la mano del uso de todo tipo de drogas alucinógenas se abrían paso a dimensiones desconocidas del ser. Pensemos que uno de los grandes gurús del LSD Timothy Leary era un abierto admirador de Crowley.

Se menciona además que el mago ha influido notablemente en personajes como Anton La Vey quien fundó la Iglesia de Satanás en 1966. Sin embargo esta visión es sesgada, pues no contempla que Aleister Crowley repercutió, en la renovación total de la magia occidental. Así se constituyó en un referente, si para los satanistas, pero también para otros movimientos, como la brujería de Gerald Gardner y el desarrollo de la magia wiccana de Alex Sanders y Janet Farrar, así como el chamanismo de Carlos Castaneda. Es decir Crowley contribuyó a una gran cantidad de escuelas que lo tomaron como referente, punto de partida o puntal de la nueva espiritualidad neopagana.

La última fotografía de Crowley conocida descansando en el que será su lecho de muerte.
La última fotografía de Crowley conocida. Descansa en el que será su lecho de muerte.

Crowley muere el 1 de diciembre de 1947, según el relato de su última mujer, pacíficamente mientras en su lecho soplaba el viento y sonaban truenos en el exterior, pues “eran los dioses, que lo saludaban”.

Las escazas personas que asistieron a su crematorio, escucharon recitar “El Himno a Pan” un extraordinario poema que entre sus versos, reza.

En la luna de los bosques, sobre la montaña de mármol,

Sumerge el púrpura de la apasionada oración,

El Templo carmesí, la trampa escarlata,

El alma que se maravilla en ojos de azul

De mirar tu lujuria de que ellos emanan.

Las ramas enroscadas, el tronco marcado

Del árbol viviente que es espíritu y alma

Y cuerpo y cerebro -ven por el mar.

(¡Io Pan! ¡Io Pan!).

Sus cenizas fueron sepultadas en Estados Unidos, en un lugar que fue olvidado y nunca hasta hoy se ha encontrado. Su sentido del humor, aún continúa.

https://www.youtube.com/watch?v=LVOIeUMKm94

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.