Morris 3

Los Fantásticos Libros Voladores del Sr. Morris Lessmore – William Joyce

diciembre 27, 2012 / por / 1 Comentario

 

Hace no mucho tiempo, mientras esperaba en la parada del camión, se me ocurrió preguntarme por qué leemos. No es que no tuviese otras cosas en qué pensar, pero generalmente cualquier Asunto de Gran y Adulta Importancia suele abandonarme en momentos así, de tal forma que ideas sin pies, hígado ni cabeza me asaltan de una manera más lúcida que si estuviese sentada en un confesionario o un templo Budista. Y es que ese susurro inoportuno se atrevió a decir en voz alta aquella interrogante que se esconde como el frijol solitario en la bolsita de arroz blanco de todas las campañas de promoción a la lectura: ¿Cuál es el afán de hacer que más gente lea?

O más sencillo aún, ¿qué hace a los libros tan importantes que queremos compartirlos con tanta ansiedad? Todos los lectores, esos seres extraños que hunden las narices entre las páginas sin dejarse perturbar por el polvo, patógenos y hongos que entre ellas se escondan, han experimentado alguna vez el deseo irreprimible de contarle a quien-más-confianza-le-tienen aquel fabuloso secreto que descubrió en el último libro que leyó. Aunque he visto programas y estrategias encaminadas a promover el Libro (con “ele” mayúscula) con un furor cuasi-religioso, no me atrevería a confundir estas nobles (?) intenciones fanáticas con lo que uno experimenta al tomar uno de estos ejemplares entre sus manos, recorrerlo de cubierta a cubierta y cerrarlo con la sensación de haber perdido algo para siempre…

…pero también de haber ganado otro tanto. Estos veintiún gramos del algo que nos dejó el libro (así, en minúscula modestia), son quizás el alimento que nos motiva a querer comentarlo, recomendarlo y contagiarlo. El deseo de pegarle esta gripe a otros no proviene, como lo profetizan Los Testigos de la Lectura, de “la cultura y la inteligencia que se adquieren” o “del desarrollo de la capacidad de discernimiento”. En el fondo, los síntomas son provocados por aquello que Juan Domingo Argüelles catalogaría como “el acceso a una dimensión de placer”.  Compartimos textos porque algo provocaron en nosotros al leerlos: porque nos hicieron felices, porque nos hicieron llorar a moco tendido, porque nos sacaron a pasear un rato. Quiero contagiar a todo aquel que se acerque porque este o aquel libro en algún momento me dio algo, y quiero que ellos también lo tengan.

La idea de que existen personas que dedican su vida a los libros, a su vez que los libros les regresan el favor, le sirvió de premisa al escritor, ilustrador y cineasta William Joyce para realizar el cortometraje Los Fantásticos Libros Voladores del Sr. Morris Lessmore (The Fantastic Flying Books of Mr. Morris Lessmore, Moonbot Studios, 2010). Ganadora a Mejor Corto para la 84a Edición de los Premios de la Academia, la historia del Sr. Lessmore fue inspirada por sucesos y personajes tan aparentemente lejanos como el Huracán Katrina, el actor de cine mudo Buster Keaton y el Mago de Oz.

Sirviéndose de un sistema de animación híbrido (miniaturas, animación computarizada y en 2-D), el relato de un hombre que, tras perderlo todo en un ventarrón que arrasó con una ciudad entera, termina ocupándose de una biblioteca repleta de libros es una alegoría de 15 minutos sobre los poderes curativos de las historias. Además de haber sido galardonados con este premio, los Estudios Moonbot generaron también una aplicación para iPad y un libro inspirado en la historia del Sr. Lessmore, iniciativas que recibieron un excelente ranking en sitios y publicaciones tales como Wired, iPad Insights, Apps Magazine y el New York Times. 

Si esto no les convence, quizás debería decirles que William Joyce fue una de las mentes y manos de Pixar detrás de la creación de los personajes de Toy Story y el autor de la serie Los Guardianes de la Infancia, cuya versión cinematográfica, El Origen de los Guardianes, se encuentra ahora en las salas de cine. Por ahora, me callo los dedos un rato y les dejo el corto prometido. Espero lo disfruten.

Una Respuesta a “Los Fantásticos Libros Voladores del Sr. Morris Lessmore – William Joyce”

  1. Minerva dice:

    Pero existió mr Morris Lessmore en realidad? Gràcias, es para un trabajo.

Deja un comentario

SOBRE EL AUTOR

Me gusta que todavía haya personas que descubren que existe el cielo cuando ven por la ventana del camión.


Comparte y sigue leyendo!