Oblivion

Qué triste es el olvido
pero sólo cuando es hacia uno

Lo verdaderamente molesto es cuando uno mismo no se olvida
y lo que se le olvida a uno es ser uno mismo

Cuando los años acechan
y se nubla la vista

Y la llenan de pesares

de tristezas y amarguras

Y en dónde quedó lo que uno era?
Lo que se veía a lo lejos pero sin sendero

Y todo el camino recorrido
no es nada más que un laberinto sin sentido
que al alzar la vista
al buscar la torre del destino
ya no hay nada, más que aviones, globos aerostáticos
y personas cuyas alas aún no han sido arrancadas

Y uno llora
de coraje y desesperanza
de dolor al saberse perdido, olvidado…

Qué triste es el olvido
y más, cuando es de uno mismo.

Marichelo Aboytes

Amante obcecada de la música y el arte en general. Fan No. 1 de la gastronomía de prácticamente todo el mundo. Brujita por naturaleza. Filosofeadora. Idealista. Bailadora...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.